top of page

Mastitis en la Lactancia

La Mastitis es una complicación muy frecuente de la Lactancia Materna, que produce inflamación en el seno, suele presentarse en las madres lactantes cuando los conductos de leche se obstruyen, la leche queda estancada en los senos, y al no extraer la leche constantemente ó al haber una técnica de agarre inadecuada, termina haciendo que esas dulces sesiones de lactancia sean tortuosas, difíciles y muy dolorosas.


Existen síntomas que te pueden ayudar a reconocer cuando se avecina una Mastitis, es por eso que identificar a tiempo los síntomas de la Mastitis te ayudará a recibir el tratamiento adecuado y a evitar complicaciones para ti y tu bebé, así podrás seguir dándole todo el amor y la nutrición que obtiene de tu leche.


En la Salud, la clave siempre está en la prevención. Por eso les dejamos algunos consejos importantes para EVITAR desarrollar una Mastitis: 

  • Comenzar desde el primer día con Lactancia Materna a libre demanda y enseñar al bebé a lograr un agarre correcto: esto va a favorecer el vaciamiento del seno constantemente.

  • No ofrezcas al bebé alimentos ó leches diferentes a la leche materna, puesto que al ofrecer otros alimentos hace que el bebé se sienta lleno y disminuya la succión, lo cual hace que la leche se estanque.

  • Hacer extracción manual de la leche que el bebé no recibe mas, para que podamos almacenar y aprovechar esa leche, así no se quede estancada ni se desperdicie.

  • Evita usar ropa ó elementos que presionen los senos, para no tapar los conductos por donde fluye la leche.

  • Trata y cuida las grietas de los pezones, para evitar que los microorganismos entren por esas heridas y causen infecciones.

  • Lava adecuadamente las manos y desinfecta los extractores y otros elementos que entren en contacto con el pezón, para evitar contaminar y desencadenar infecciones. 


Según estadísticas 1 de cada 10 mujeres sufre de Mastitis durante su período de Lactancia Materna. Recuerda que la mastitis se presenta principalmente porque la leche queda estancada en el seno, y esto se relaciona con causas como las siguientes:

  1. La bajada de la leche.

  2. Ofrecer la leche por horarios y no a libre demanda.

  3. Ofrecerle leche de fórmula, otros alimentos o agua.

  4. El agarre del bebé no es correcto.


Si por alguna razón no tuviste tiempo de prevenirlo, entonces te comentaremos aquí abajo los principales síntomas de alerta cuando inicia una Mastitis. Son síntomas realmente molestos; en la mayoría de casos ocurre en un solo seno al tiempo, y se acompaña de grietas y heridas en pezones, algunos de los síntomas son:


- Inicio de un súbito dolor en los pechos.

-Endurecimiento en la mama ó palpación de bolita(s).

-Piel inflamada.

-Piel caliente.

-Piel enrojecida y brillante.


Se suele asociar también:

-Fiebre.

-Malestar general.

-Dolor articular.

-Decaimiento.

-Escalofríos.

-Nauseas.



Cuando estos síntomas persisten más de 24 horas, y no se alivian con:

-Descanso en cama.

-Masajes.

-Extracción y Succión del bebé (más frecuente que de costumbre).

-Terapia frío/calor (con Bolsa de Gel)


Es entonces momento de pensar que el problema es algo más grave y debes consultar con tu Médico ó por urgencias. Un manejo oportuno evita complicaciones, hospitalizaciones, cirugías y abandono de la lactancia. Porque cuando la Mastitis ya no se puede manejar con cuidados básicos, puede requerir hospitalización, y si la mastitis se convierte en absceso se debe drenar por cirugía.



-----------


Si en tu caso ya has desarrollado la mastitis, entonces te compartimos medidas sencillas que además de facilitarte el drenaje de la leche, detienen la inflamación, el malestar, te ayudan a sentirte más confiada, apoyada y segura:

  • Busca apoyo efectivo en lugar de expresiones que te animen a abandonar la lactancia.

  • Pide apoyo también para que descanses y te recuperes cuanto antes.

  • Hidrátate y mantén una alimentación Saludables (elige alimentos saludables).

  • Evita usar sostenes ó brassieres apretados ó con ballenas, varillas. Evita colocar objetos que ejerzan presión sobre los senos, como cinturones de seguridad, blusas apretadas, copas recolectoras y cualquier elemento rígido. 

  • Coloca los senos unos minutos bajo la ducha de agua caliente, para abrir los conductos y facilitar su drenaje.

  • Justo antes de amamantar, colocar compresas Calientes en el seno afectado, especialmente en el lugar donde se evidencie endurecimiento o piel roja, caliente y brillante. 

  • Aumentar las tomas, siempre ofreciendo primero el seno afectado, adoptar posturas que hagan que la barbilla del bebé apunte hacia el lugar donde se presente la inflamación (una posición que recomiendan mucho para drenar los senos en la Mastitis es la de: Balón de Rubgy). El mejor drenaje siempre se obtiene con la boca del bebé.

  • Revisa el agarre correcto del bebé durante las tomas. Mientras el bebé come, tomar el seno con la mano opuesta, masajear desde el endurecimiento hacia la areola. Posteriormente, haz presión para extracción manual, mientras el bebé siga comiendo. 

  • Si el bebé se llena ó rechaza el pecho, realizar extracción manual. Para ello, debes tomar tu seno con la mano opuesta haciendo una forma de C, con el dedo pulgar (dos dedos por encima de la areola) y los otros dedos (2 dedos debajo de la areola), toma el seno firmemente, presiónalo contra las costillas y apretar la areola al mismo tiempo. Evitar deslizar los dedos sobre la piel, hasta que se vea el fluir de la leche. Con la mano libre, masajear en círculos pequeños desde el sitio afectado hacia el pezón. No se recomienda utilizar extractores durante la Mastitis, ya que se puede aumentar la producción y la congestión en los conductos empeora.

  • Inmediatamente después de que el bebé termine de comer ó que termines de extraer, coloca paños/compresas ó gel Frío sobre el seno afectado para aliviar y descansar.  

  • Toma el antiinflamatorio que te haya indicado tu médico. El más común que suele utilizarse es el ibuprofeno, este ayuda a disminuir el dolor y la inflamación; a drenar los conductos, y suele ser seguro para tu bebé en la Lactancia, sin embargo solo debes consumirlo si tu médico lo ha indicado.

Estas medidas se deben practicar de manera constante hasta que sientas que el endurecimiento, el dolor ó el calor han desaparecido. Y por unos días debes seguir muy atenta de la aparición de nuevos síntomas en esa ó en otra zona de las mamas. Paciencia, pronto desaparecerá esta molestia y podrás retomar tu rutina habitual. 


Para que puedas tener una lactancia exitosa, si o si es necesaria educación y acompañamiento, que te permitan ganar confianza en tu cuerpo y en tu capacidad de amamantar. Así que te invitamos a ponerte en contacto con profesionales en Lactancia Materna, bien sea: Médicos (pro-Lactancia), Enfermeras especialistas en Lactancia Materna, Doulas y Asesoras de Lactancia.


Esperamos te guste y sea de gran utilidad toda la información que compartimos en este artículo, que como siempre hemos preparado con mucho amor que ayudarte.





Atte:

Yeni,

xoxo






---------------



16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page